lunes, 20 de septiembre de 2010

Belgadas

Os presento a Le Chat.

Este gato, es gordo y muy inteligente (recuerdo haber conocido a algún otro que se adecuara a esta descripción…).

Desde que nos conocimos el invierno pasado con él he pasado momentos muy divertidos y ácidos.

Aquí, como captó mi curiosidad:

EL GATO EN EL CONGO

-¡Los porteadores al menos están a la sombra!


Su padre es un belga llamado Philippe Geluck. Cómico de formación, habiendo actuado también en óperas, dibujante, hombre de radio y televisión, su gran bombazo fue este Le Chat, que comenzó como una tira cómica en Le Soir, uno de los mayores diarios de Bélgica. Bueno, más concretamente el mayor diario de la Bélgica francófona, aquí todo va a pares.

Con un humor entre irónico y tan idiota era inevitable que me encantara.

Os dejo algunas frases de este animal:


-Á demain les indiens, se dit en anglais: Sioux tomorrow

Hasta mañana indios, se dice en inglés: Sioux tomorrow



¿Hace falta decir la verdad a los imbéciles?

-¡Yo quiero saber la verdad!

-Usted es muy gilipollas...






No es un viejo episodio de Tom y Jerry que ponen en la tele

Es mi cena, que se cocina en el microondas





-Le prevengo: yo no me acuesto (con alguien) jamás la primera noche.

-¿Y la última?

Porque en caso afirmativo, podríamos considerar no volvernos a ver a partir de mañana



Y así, libros y libros...

martes, 7 de septiembre de 2010

socorrão II


apago la radio, que está a toda pastilla. quito el aire acondicionado y me despojo de mis gafas metalizadas para conducir. me bajo del coche en un ambiente a 42 grados Celsius a la sombra. me pongo mi bata. en un brazo, bordado el escudo de mi universidad, la federal de Maranhão; en el otro, el del hospital público que nos acoge. la mancha de sudor crece debajo de mi cubierta blanca. estudiante de medicina. la savia nueva que revitaliza la sociedad. soy importante. ando por la paralela, cruzo la calle. entro en el hospital sin tener que hablarle al segurata. ha visto de lejos la silueta blanca y la placa en mi bolsillo. las manchas de sudor en mi camisa también.

vengo aquí porque quiero ser traumatólogo. me gusta la idea desde antes de entrar. cuando preparaba el vestibular para poder acceder a esta universidad ya soñaba con ser ortopedista. es fantástico. reducir fracturas, quebrar huesos, romper, unir, clavar, limpiar, introducir, cortar, pegar. es lo mío. lo veo claro.

llevo un año y seis meses en la carrera y algunos plantãos de traumatología y ya sé qué hay que hacer.

hoy gano dinero, el 20% de lo que ganaría un médico; el resto, para el ortopedista de guardia. tengo su sello y conozco su firma.
lo importante son las ganas y la ambición y de eso tengo un rato. conocimientos sobre el tema también, seguro que más que esos engreídos que ya han estudiado y aprobado la asignatura.
el cirujano está en casa. yo me las sé arreglar solo. no necesito a nadie que me diga cómo reducir el pulgar luxado de ese carpintero o las pruebas que hay que hacerle a ese otro motorista. no necesitan saber qué voy a hacer. no necesitan saber cómo me llamo ni que soy estudiante. vienen aquí gratis, ¿no?
no quiero enfermeras a mi alrededor que me digan que esto o lo otro se hace de esta u otra manera. yo mando aquí. voy a ser médico, ¿qué más quieren? ¡que hagan su trabajo y se callen! los fisios entorpecen, las enfermeras entorpecen, y ¿qué porra es eso de auxiliar de enfermería? ¿es que no se dan cuenta de que sin nosotros aquí nada marcharía bien?

si se complica la cosa, llamo al cirujano responsable de la guardia y ya vendrá en coche. es normal que hagamos esto: yo quiero aprender, él quiere ganar dinero.
el socorrão sirve para que yo aprenda y me dejan moverme a mi gusto. Gusto metálico, como el de los fijadores externos, como el de la sangre, como el del dinero.

poner una prótesis de rodilla, 20 000 reales, ¿necesito saber algo más?


-----------------------

*en Brasil, hasta ahora, para acceder a una universidad pública se precisa hacer un examen específico de cada facultad, de cada universidad. Éste se conoce como vestibular. Existen academias y centros especializados en la preparación del vestibular, personas que pasan cuatro, cinco, seis años dedicadas a estudiarlo con la meta de entrar en la facultad de Medicina y familias dispuestas a pagarlo.
en Brasil, hasta ahora, para acceder a una universidad pública se precisa hacer un examen específico de cada facultad, de cada universidad, el vestibular. Sólo la gente formada en colegios y escuelas particulares tiene los conocimientos básicos para poder prepararlo y salir exitosa en esta tarea. El resto, debe pagarse una facultad privada, desistir de su idea, o rezar por tener sangre esclava y unir el 10% de cuota para negros con su rendimiento al estudiar.


se gobierna por y para los ricos, aunque los por vengan de dormir en el barro.



jueves, 2 de septiembre de 2010

Socorrão. again.

Socorrão I.


[En São Luis los alumnos de Medicina, sean del curso que sean, tienen la posibilidad de hacer prácticas en las guardias de las especialidades en el SUS, ¿sistema universal de saúde?. Van todas las semanas a una o dos o tres guardias de las especialidades que quieran y en las que los acepten (todas). Estas guardias se llaman plantão, son de doce horas y de pocos médicos.

En el Socorrão I (urgencias I) hay dos partes, quirúrgica y médica. Dentro de la quirúrgica, dos plantas; la baja, donde se hace el cribaje y la primera, el centro cirúrgico, donde se hacen las intervenciones quirúrgicas, de urgencia o no]


sólo hay caos. y sangre en el suelo. y gritos. y olor a sudor y a no ducharse en siete días. huele a trabajar duro en el campo, en la fábrica y en el mar. huele a droga. huele a alcohol (destilado o no).


hay puertas batientes como en el salvaje oeste. a la razón estadística de 1 baleado cada media hora entran las víctimas y los verdugos. tras la rutina de guantes de látex, gasas, taponamiento de la herida, ficha para rayos, carimbo, firma. todos pasan por el box.
alguno se va, con alta voluntaria y un curetaje más que cuestionable. seguro que tienen cosas más importantes de las que preocuparse que un balazo en las lumbares o en la pierna. normal.

hay otras historias, como los tiradores que iniciaron este lío. tienen cuatro grandes guardaspaldas policiales y dos guardas de seguridad del hospital para velar por su seguridad e integridad física. para que sólo ellos puedan pasárselas por el forro a su antojo.
los bandidos entran unidos por unas esposas enredadas en la silla de ruedas más arcaica que vi. el de amarillo, sentado, con un tiro en el hombro. el de rojo, el preto, de pie. no se le permite sentarse. tiene un orificio de salida y otro de entrada en el muslo.

onomatopeya de ostia en la cara. dos metros de policía se estampan contra la cara del que tiene la suerte de poder sentarse. parece ser que le ha fastidiado el plan de cobrar algún que otro soborno esta noche por supuestas multas de tráfico (de coches o de drogas).

-es la primera vez que veo un herido de bala.
-¿en qué período estás?
-voy a entrar a sexto curso, es como 11er período.
-NÃO POSSO ACREDITAR.

pues ea